» » La Divina Comedia

La Divina Comedia

La Divina Comedia
Title: La Divina Comedia
Release Date: 2018-06-10
Type book: Text
Copyright Status: Public domain in the USA.
Date added: 27 March 2019
Count views: 222
Read book
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 ... 57

Nota del Transcriptor:

Se ha respetado la ortografía y la acentuación del original.

Errores obvios de imprenta han sido corregidos.

Páginas en blanco han sido eliminadas.

La portada fue diseñada por el transcriptor y se considera dominio público.


DANTE ALIGHIERI

La Divina Comedia

Universidad Nacional
de México.

1921


"LA COMMEDIA"

¿Q

UE es pues la Comedia? Laedad medieval realizada comoarte, a pesar del autor y delos contemporáneos. ¡Y notadqué cosa tan grande es ésta!La edad media no era unmundo artístico, antes locontrario del arte. La religión era misticismo;la filosofía, escolástica. La primera excomulgabael arte, quemaba las imágenes, avezaba alos espíritus a desasirse de lo real. La otra vivíade abstracciones y de fórmulas y de citas,aguzando el entendimiento y llevándole a sutilizaracerca de los nombres y de los vacuas generalidadesllamadas esencias. Los espírituseran atraídos hacia lo general, más dispuestosa idealizar que a realizar: y esto es precisa[6]mentelo contrario del arte. En los poetas sencilloshallamos la realidad tosca e informe,como en los misterios, en las visiones y en lasleyendas. En los poetas doctos encontramos unaforma crudamente didascálica o figurativa yalegórica. El arte no había nacido aún. Existíala imagen; pero no la realidad con su libertady carácter.

Dante toma de los misterios la comedia delalma y hace de esta historia el centro de unavisión suya del otro mundo. Toda estarepresentación no es más que sentido literal;la visión es alegórica, los personajes son imágenesy no personas; todo lo que es activo ensu espíritu lo lleva hacia la figura y no hacialo figurado. Su naturaleza poética, arrastradaa pesar suyo a las abstracciones teológicas yescolásticas, se rebela y puebla su cerebro defantasmas, obligándolo a concretar, a materializary a dar forma a lo que es más espirituale impalpable, aún a Dios mismo. Aquelmundo literal lo hechiza, lo persigue, lo asediay no descansa hasta que recibe de él su formadefinitiva; y ya no es letra, sino espíritu; yano es imagen, sino realidad; un mundo en sícabal e inteligible, perfectamente realizado.Visión y alegoría, tratado o leyenda, crónicas,historias, loores, himnos, misticismo y esco[7]lástica,todas las formas literarias y toda lacultura de la época están aquí encerradas yanimadas en este gran misterio del alma y dela humanidad: poema universal en que se reflejantodos los pueblos y todos los siglos queconstituyen la edad media.

Más este mundo artístico, nacido de unacontradicción entre la intención del poeta y suobra, no es acabadamente armónico, no es poesíapura. La falsa conciencia poética perturbala obra de aquella espontaneidad genial, y poneen ella un no sé qué de inseguro y de noacabado, una mezcla y crudeza de colores. Elpensamiento, en su desnudez escolástica; oexornado con imágenes que sin embargo nobastan a vencer su abstracción, tiene demasiadaimportancia. Sus figuras alegóricas recuerdanen ocasiones a los monstruos orientalesmás que a la serena belleza griega: lo mismo lasentidades abstractas que los personajes conscientesy libres. A menudo, preocupado por elsegundo sentido que tiene en mientes, agregapormenores extraños a la imagen, lo que perturbay distrae al lector, interrumpiéndole ellibre vuelo de la fantasía. La presencia constantede otro sentido que aligera la representacióny a veces la penetra, menoscaba la claridady la armonía. Aún el estilo, enmarañado de cuan[8]doen cuando con asuntos lejanos y sutiles pierdesu claridad y se torna confuso y turbio. Noes un templo griego sino una catedral gótica, llenade vastas sombras, en donde pugnan elementoscontrarios, que no han sido bienarmonizados. A veces es tosco; otras, delicado.En ocasiones, poeta docto y en otras, popular.Ora pierde de vista a la verdad y se entregaa sutilezas, ora la intuye rápidamente yla expresa con sencillez. Ya es un cronistaburdo, ya un pintor acabado. Cuándo se pierdeen cuestiones abstractas; cuándo, en mediode ellas, hace germinar la vida. Aquí desciendea cosas pueriles, allá se remonta a excelsitudessobrehumanas. Al ocuparse en un silogismobrilla la luz de una imagen; mientrasteologiza estalla la flama del sentimiento. Enratos os halláis ante una fría alegoría y repentinamentesentís a la carne estremecerse conella. Su credulidad nos hace hoy sonreír; luegosu audacia nos llenará de asombro. Fuéun pequeño mundo donde se reflejaba toda laexistencia de entonces.

Los elementos contrarios que fermentabanen una sociedad en estado aún de formacióncontendían en él, sin que se diera cuenta deello. Si miráis sus aspiraciones encontraréisque en ellas todo es armonía. Filósofo, piensa[9]en el reino de la ciencia y de la virtud; cristiano,contempla el reino de Dios; patriota,suspira por el reino de la justicia y de la paz;poeta, sueña una forma toda luz, proporcióny armonía, lo bello stile; su autor es Virgilio.Mientras más grande era la barbarie y la ignorancia,mayor su aspiración hacia unmundo armónico y concorde. Mas el poeta sehalla rodeado por esta burda realidad, poresas formas discordes; se apesadumbra y lefalta la serenidad del artista y saca de sufantasía un mundo del arte, en gran parte realizado,pero donde se encuentra aún las asperezasde una materia domeñada imperfectamente.


Penetremos en este mundo, mirémoslo e interroguémoslo.Porque un argumento no estabula rasa, donde podamos escribir a nuestroantojo, sino mármol entallado, que tieneen sí mismo su concepto y las leyes de su desarrollo.La virtud mayor del genio consiste enentender su argumento, ser uno con él, apartandotodo lo que le sea extraño. Es necesarioapasionarse por él, vivir dentro de él, constituirseen su alma o su conciencia. De modo[10]semejante el crítico en lugar de imponerse reglasabstractas y juzgar con el mismo criteriola Comedia y la Ilíada, la Gerusalemme y elOrlando Furioso, debe estudiar el mundo creadopor el poeta, interrogarlo, indagar su naturalezaque contiene forzosamente su poéticao sean las leyes orgánicas de su formación,su concepto, su forma, su génesis, su estilo.¿Qué cosa es el otro mundo?

Es el problema del destino humano resuelto,la explicación del misterio del alma, el finde la historia del hombre, el mundo perfecto,lo eterno presente, la inmutable necesidad. Enla naturaleza ya no ocurre el accidente; en elhombre ya no hay libertad. La naturaleza estápredeterminada y fijada por una lógica preconcebidasegún la idea moral. Lo real y loideal se vuelven idénticos; la apariencia y lasustancia son una misma cosa. El hombre yano tiene libre albedrío: está ahí fijo e inmóvilcomo la naturaleza. Toda acción ha cesado;se ha roto todo vínculo que une a los hombresen la tierra; patria, familia, riquezas,dignidad, costumbres. No existe sucesión nidesenvolvimiento, ni principio, ni fin; falta lanarración, el drama. El individuo desapareceen el género. El carácter, la personalidad notiene modo de manifestarse. Eterno dolor, gozo[11]eterno, sin eco, sin variación, sin contraste nigrado. No hay epopeya porque falta la acción;no hay drama porque falta la libertad; la líricaes la inmutable y monótona expresión deuna sola aria; queda la existencia en su inmóvilmanera de ser, la descripción de la naturalezay del hombre.

¿Qué cosa es, pues, el otro mundo—con relaciónal arte? Visión, contemplación, descripción:una historia natural.

Más en esta visión penetra la leyenda o elmisterio porque dentro está representada lacomedia o redención del alma en su peregrinajedesde lo humano a lo divino, da Fiorenzain popol giusto e sano. Tiene pues la aparienciade un drama que se desarrolla en el otromundo, y sus actores son Dante, Virgilio, Catón,Estacio, el demonio, Matilde, Beatriz,San Pedro, San Bernardo, la Virgen, Dios;drama alegórico como lo es la comedia delalma, Commedia dell'anima. Digo apariencia deun drama, porque la santificación no nace delobrar sino del contemplar, y Dante contempla,no obra, y los otros adoctrinan, enseñan. Eldrama, en consecuencia, se desvanece en lacontemplación.

Así concebido, este mundo era el de los misteriosy las leyendas y se convertía en mundo[12]teológico-escolástico en manos de los doctos.Dante lo ha realizado, lo ha hecho existir enel arte; ha creado esa naturaleza y ese hombre.Y si su mundo no es perfectamente artístico,la falta no es de él sino que aquelmundo en donde el hombre es naturaleza y lanaturaleza, ciencia, y del cual se ha desterradoa lo accidental y a la libertad, los dosgrandes factores de la vida real y del arte.

Si Dante hubiera sido fraile o filósofo, apartadode la vida real, se habría encerrado en esasformas y en esa alegoría sin salir de ellas. MasDante, al entrar en el reino de los muertos llevaconsigo todas las pasiones de los vivos, y laspreocupaciones terrenas. Descuida ser un símboloo una figura alegórica, y es Dante, la máspotente individualidad de aquel tiempo, en lacual está compendiada toda la vida de laépoca, con sus abstracciones, sus éxtasis, suspasiones impetuosas, su refinamiento y subarbarie. A la vista de un ser viviente y al oírsus palabras, las almas renacen por un instante,sienten de nuevo la antigua vida, setornan hombres; en lo eterno vuelve a aparecerel tiempo; en el seno de lo porvenir, vivey se mueve Italia, y más bien aún, la Europade aquel siglo. Así la poesía abarca toda lavida, cielo y tierra, tiempo y eternidad, lo hu[13]manoy lo divino; y el poema sobrenaturalconviértese en humano y terreno, con la marcadel hombre y del tiempo. Reaparece la naturalezaterrenal como oposición o parangón oremembranza. Reaparece el accidente y eltiempo, la historia y la sociedad en su vida exteriore interna; apunta la tradición virgilianacon Roma por capital del mundo y con lamonarquía preestablecida; y dentro de estemarco magnífico, pasa ante nuestros ojos lahistoria de la época: Bonifacio VIII, Roberto,Felipe el hermoso, Carlos de Valois, los Cerchiy los Donati, la nueva Florencia y la antigua,la historia de Italia, y la historia de Dante, susiras, sus odios, sus venganzas, sus amores, suspredilecciones.

Así se integra la vida; el otro mundo salede su abstracción doctrinal y mística; cielo ytierra se confunden; síntesis viviente de estainmensa comprensión, Dante es espectador,actor y juez. La vida, contemplada desde elotro mundo adquiere nuevas actitudes, sensacionese impresiones. El otro mundo visto desdela tierra, se reviste de sus pasiones e intereses.Y resulta de todo una concepción originalísima,una naturaleza nueva y un hombrenuevo. Son dos mundos omnipresentes, en reciprocidadde acción, que se suceden, se alter[14]nan,se cruzan, se compenetran, se explican yse iluminan mutuamente, en perpetua vuelta.Su unidad no reside en un protagonista, ni enuna acción, ni en un fin abstracto y extrañoa la materia; está en la misma materia; unidadinterior e impersonal, viviente, indivisible;unidad orgánica cuyos instantes se suceden enel espíritu del poeta, no como agregación mecánicade partes separables, sino compenetradose identificados como en la vida. Esta unidadenérgica y armoniosa se halla en la naturalezamisma de los dos mundos, materialmentediversos, pero que no constituyen sino unamisma cosa en la unidad de la conciencia.Cielo y tierra son términos correlativos; no esposible el uno sin el otro. Lo puramente realy lo puramente ideal son dos abstracciones;cada cosa real lleva consigo su ideal; todohombre porta su infierno y su paraíso; todohombre encierra en su pecho a los diosesdel Olimpo: el escéptico puede negar el infierno,pero no suprimir la conciencia. Puesto queestos dos mundos son la vida misma en susdos aspectos, en el seno de esta unidad se desenvuelveel dualismo más vivaz, mejor dicho,antagonismo: el otro mundo hace de los cuerpossombras; sombras son los afectos, lasgrandezas y las pompas; mas en esas sombras[15]aún se estremece la carne, se agita el deseo,resuenan las imprecaciones terrenales que lleganhasta la tranquila bóveda del cielo. Loshombres con sus pasiones, vicios y virtudesquedan eternizados como estatuas, en la mismaactitud y expresión de odio, de desdén yde amor en que han sido sorprendidos por elartista; pero mientras el otro mundo hace dela tierra algo eterno, transportándola a sucentro y poniéndole delante la imagen de loinfinito, descubre lo vano y la nada; los hombresson los mismos en un escenario distinto,que es su ironía. Esta unidad y dualidad quesalen del fondo mismo de la situación brilla ala luz del día en las más variadas formas; a vecesen un apóstrofe, en un discurso, en un gesto,en una acción; ya en la naturaleza, ya en elhombre; en esta unidad queda comprendida lamayor variedad, y no es

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 ... 57
Comments (0)
Free online library ideabooks.net