» » La Odisea

La Odisea

La Odisea
Category:
Author: Homer
Title: La Odisea
Release Date: 2018-11-02
Type book: Text
Copyright Status: Public domain in the USA.
Date added: 27 March 2019
Count views: 75
Read book
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 ... 84

Cubierta del libro

[p. 1]

LA ODISEA


[p. 2]

Logotipo del editor

[p. 3]

HOMERO


LA ODISEA

VERSIÓN DIRECTA Y LITERAL DEL GRIEGO

POR

LUIS SEGALÁ Y ESTALELLA

DOCTOR EN FILOSOFÍA Y LETRAS Y EN DERECHO
CATEDRÁTICO DE LENGUA Y LITERATURA GRIEGAS DE LA UNIVERSIDAD DE BARCELONA
ACADÉMICO ELECTO DE LA REAL DE BUENAS LETRAS
MIEMBRO DE LA «ASSOCIATION POUR L’ENCOURAGEMENT DES ÉTUDES GRECQUES»
É INDIVIDUO DE NÚMERO DE LA Βυζαντιολογικὴ Ἑταιρεία


ILUSTRACIONES DE FLAXMAN Y DE WAL PAGET

Viñeta de adorno

BARCELONA


MONTANER Y SIMÓN, EDITORES

CALLE DE ARAGÓN, NÚM. 255

1910



[p. 5]

AL LECTOR

Así como la Ilíada presenta la Grecia heroica en su lucha conlos habitantes de la Tróade, la Odisea describe la época de paz,de tranquilidad y de bienandanza que siguió á la terminación dela guerra, relatando un drama doméstico y una serie de aventurasfantásticas y maravillosas; y ambas epopeyas reunidas forman elpanorama más acabado, el eco más fiel de los primeros tiemposhistóricos de la raza griega y contienen tales ejemplos de heroísmo,de amor patrio, de fidelidad conyugal, de respeto á los ancianos,de buen acogimiento al peregrino, de amistad, etc., que con razónha podido decirse que toda la poesía de Homero es un elogio dela virtud, salvo lo puramente accesorio[1].

Ya notó Aristóteles[2] cuán sencillo es el asunto de la Odisea:la vuelta de Ulises á su patria, después de peregrinar mucho tiempoy de luchar con las tempestades á causa del odio que le profesaNeptuno (esta larga ausencia del héroe motiva el viaje que haceTelémaco á Pilos y á Esparta), y la venganza que toma de los que sehan establecido en su casa, pretenden casarse con Penélope é intentanmatar á Telémaco. Mas en la narración no sigue el poeta el ordencronológico, como en la Ilíada, sino que in medias res, non secusac notas, auditorem rapit[3], poniendo en boca del protagonista cuantoocurriera desde que Ulises y los suyos se embarcaron en Troya hastaque el héroe llegó á la isla de Calipso, que es precisamente la partemás extraordinaria de sus aventuras.

Aunque la Odisea se ha atribuído á Homero[4], como la Ilíada,debe de ser[p. 6]algo posterior á juzgar por los caracteres que la distinguen(concepción más elevada de la divinidad[5], mayorparsimonia en el uso de las comparaciones[6], predominio de ladescripción sobre la acción[7], abundancia de nombres abstractos en ellenguaje, etc.). Longino ó, por mejor decir, el autor del tratado Delo sublime, echa de menos en la Odisea el vigor, la sublimidad,la profusión de afectos y pasiones, el nervio oratorio y la multitudde imágenes de la Ilíada; de suerte, dice, que puede compararse áHomero en la Odisea con el sol en su ocaso, el cual no tiene fuerzani ardor en los rayos pero guarda todavía su magnitud; y atribuyeeste poema á la vejez de Homero, porque los grandes escritores ypoetas, cuando les falta el vigor del ingenio para lo patético, sedan á pintar las costumbres[8]. Pero, si mirada la Odisea á la luz delarte, resulta inferior á la Ilíada, lo mismo en el trazado del planque en la variedad de la obra: son tan típicos, sin dejar de serconcretos y vivientes, los caracteres de algunos de sus personajes,como el ingenioso y paciente Ulises, la casta y discreta Penélope, yel fiel Eumeo; tan encantador el viaje que nos describe por regionesfantásticas en las que aparecen gigantes antropófagos, ciclopes,sirenas, escollos y[p. 7]monstruos como Escila y Caribdis, almas de los muertos, etc.; tangraduada la progresión del interés hasta que llega el desenlace nopor previsto menos conmovedor; y tantas y tales las escenas delpoema; que á la mayoría de los lectores les causa una impresión másagradable que la propia Ilíada. Las frases del lenguaje usual queproceden de la Odisea y los elementos que la misma ha proporcionadoal folk-lore de las naciones modernas (la tela de Penélope, elsuplicio de Tántalo, Escila y Caribdis, el ciclope Polifemo, lasSirenas, etc.), demuestran que ha sido siempre el más popular de lospoemas homéricos.

De este libro inmortal, que es la segunda obra maestra de laépica griega y que el Estagírita consideraba como el magníficoespejo de la vida humana[9], se han publicado en España dos edicionesnotables en verso endecasílabo: la clásica del secretarioGonzalo Pérez en castizo lenguaje, pero algo amplificada[10];y la del eximio helenista contemporáneo D. Federico Baráibar yZumárraga, que es la más fiel y exacta de cuantas conocemos enlengua castellana[11]. Menor importancia tienen otrastraducciones que han visto la luz pública, como la de D. Antoniode Gironella[12], pues no suelen ser directas del textooriginal, sino resultado de la comparación de diferentes versiones enidiomas modernos. Y no queremos citar otra versión española, calcadaservilmente sobre la literal francesa, que se ha dado á luz comosi en España fuera[p. 8]desconocido no ya el griego sino hasta el idioma hablado allende losPirineos.

Faltaba, pues, una versión directa y literal de la Odisea enprosa castellana, y nos atrevemos á dar la presente al público conel mismo temor y desconfianza con que anteriormente le ofrecimosla de la Ilíada[13].

Hemos adoptado en la Odisea el mismo procedimiento de trasladarel texto íntegro, sin más adiciones que las necesarias para sucabal inteligencia, vertiendo hasta las circunlocuciones cuandoson inteligibles y constituyen un modo respetuoso de nombrar ádeterminados personajes (ἱερὸν μένος Ἀλκινόοιο[14], la sacra potestadde Alcínoo, para designar al rey de los feacios etc.) En lo quese refiere á los epítetos, hubiéramos querido seguir el consejoque nos dió la Real Academia Española en su dictamen acerca de laversión de la Ilíada, de que se traduzcan los compuestos por otrosanálogos que se podrían formar en castellano como, por ejemplo,bracinívea, ojilúcida y argentípeda que hemos usado en nuestrareciente traducción de la Teogonía de Hesíodo[15], para interpretarlas palabras λευκώλενος, γλαυκῶπις y ἀργυρόπεζα que son epítetos delas diosas Juno, Minerva y Tetis: pero, la necesidad de acomodarnosal sistema adoptado en la versión de la Ilíada y la conveniencia deaplicar el procedimiento recomendado por la Real Academia á todos losepítetos, aprovechando los que se hallen traducidos en los autoresclásicos castellanos y forjando los demás al tenor de las leyes queen nuestro romance regulan la formación de palabras, lo cual requeríaun estudio que no nos era posible hacer en el breve tiempo de quedisponíamos, nos han obligado á dejarlo para otra edición en la cualconservaremos también los nombres griegos de las divinidades (Zeus,Hera, Atenea, por Júpiter, Juno, Minerva, etc.) si el público sefamiliariza con los mismos.

Ha servido de base para la presente versión el texto deDindorf-Hentze, publicado en la Bibliotheca scriptorum Graecorum etRomanorum Teubneriana[16]. Se han consultado varios diccionarios yde un modo especial el Lexicon Homericum editado por Ebeling[17].Se han tenido á la vista para la interpretación de algunospasajes, la traducción latina de la edición de Firmin Didot[18],las españolas de Gonzalo Pérez y Baráibar, anteriormente citadas; lasfrancesas de Bitaubé[19], Dugas-Montbel[20], Mme. Dacier[21],Le Brun[22], Giguet[23],[p. 9] Leconte deLisle[24], y Sommer[25]; las italianasde Pindemonte[26], Máspero[27], Ungaro[28],y de la Sig. Cornelia Sale-Mocenigo-Codemo[29]; la alemanade Voss[30]; las inglesas de Pope[31] y Butcher and Lang[32];y la neogriega de Polylás[33]. Y para evitar, enlo posible, los barbarismos y conocer el recto significado de laspalabras y locuciones castellanas, se ha acudido al Diccionario deAutoridades y á otras obras de la Real Academia Española, Baralt,Salvá, Cuervo, P. Mir, P. Nonell y Cortejón.

Réstanos dar público testimonio de agradecimiento á la RealAcademia Española, al Consejo de Instrucción pública, á nuestrovenerado maestro el Excmo. é Ilmo. Sr. D. Marcelino Menéndez yPelayo, y á los eminentes críticos y publicistas, que con tantabenevolencia juzgaron nuestra versión de la Ilíada en prosacastellana y nos alentaron para que emprendiésemos la de la Odisea.Y ojalá que estos humildes trabajos contribuyan á acrecentar elentusiasmo por la más rica, noble y hermosa de las que llamabaCervantes las reinas de las lenguas, y sea cada vez más admiradala literatura de aquel pueblo artista, cuyas obras maestras son elprototipo, el modelo jamás superado de los respectivos géneros.

Luis Segalá y Estalella

NOTAS

[1] Ὡς δ᾽ ἐγώ τινος ἤκουσα δεινοῦκαταμαθεῖν ἀνδρὸς ποιητοῦ διάνοιαν, πᾶσα μὲν ἡ ποίησις τῷ Ὁμηρῳἀρετῆς ἐστιν ἔπαινος, καὶ πάντα αὐτῷ πρὸς τοῦτο φέρει, ὅ,τι μὴπάρεργον. San Basilio.—Homilía á los jóvenes acerca de la utilidadque pueden sacar de los autores paganos, § 5.

[2] Τῆς Ὀδυσσείας μικρὸς ὁ λόγοςἐστίν. Ἀποδημοῦντός τινος ἔτη πολλὰ καὶ παραφυλαττομένου ὑπὸ τοῦΠοσειδῶνος καὶ μόνου ὄντος, ἔτι δὲ τῶν οἴκοι οὕτως ἐχόντων ὥστε τὰχρήματα ὑπὸ μνηστήρων ἀναλίσκεσθαι καὶ τὸν υἱὸν ἐπιβουλεύεσθαι, αὐτὸςδὲ ἀφικνεῖται χειμασθείς, καὶ ἀναγνωρίσας τινὰς αὐτοῖς ἐπιθέμενοςαὐτὸς μὲν ἐσώθη, τοὺς δ᾽ ἐχθροὺς διέφθειρεν. Τὸ μὲν οὖν ἴδιον τοῦτο,τὰ δ᾽ ἄλλα ἐπεισόδια. Aristóteles.—Poética, cap. XVII.

[3] Horacio.—Epístola á los Pisones,v. 148 y 149.

[4] Herodoto, Platón, Aristóteles,Longino y casi todos los griegos de la antigüedad asignaban á laOdisea el mismo autor de la Ilíada, es decir, Homero. Algunoscríticos de la época alejandrina, notando ciertas contradicciones quehay entre ambos poemas (la hija más hermosa de Príamo es Casandra,según la Ilíada, y Laódice, según la Odisea; la ciudad de Cretatiene cien puertas en aquel poema y tan sólo noventa en éste, etc.),opinaban que la Odisea no se debe á Homero, pero seguían creyendoque había sido compuesta por un solo autor. Los modernos, desde queVico y Wolf dieron á conocer sus ideas sobre la cuestión homérica,sostienen varias opiniones que pueden reducirse á cuatro grupos: 1.ºLos que defienden la unidad primitiva de la Odisea, ya la atribuyanal propio Homero, como Nitzsch y Terret; ya formulen la hipótesis deque quizás el asunto se deba á Homero y la ejecución á uno de susdiscípulos, como dice Müller. 2.º Los que creen que se formó porla unión de cantos independientes, como Steinthal, Dugas-Montbel yVolkmann. 3.º Los que opinan que existieron primeramente grupos decantos que son como los núcleos del actual poema. Así Kœchly dividela Odisea en dos partes: la primera (cantos I-XII y primer terciodel XIII) comprende dos grupos que son el Viaje de Telémaco, encuatro rapsodias, y el Regreso de Ulises, en cinco rapsodias quepueden compararse á cinco actos de una tragedia (Calipso, Nausícaa,Ulises en el país de los feacios, Aventuras de Ulises, Regreso deUlises á Ítaca); y la segunda está constituída por ocho rapsodias álas que se han hecho luego algunas adiciones (Llegada de Ulises áÍtaca, Ulises y Eumeo, Reconocimiento de Ulises por Telémaco, Ulisesante los pretendientes, Ulises en la presencia de Penélope, Matanzade los pretendientes, Arreglo de la casa, y la segunda Νέκυια óescena entre los

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 ... 84
Comments (0)
Free online library ideabooks.net